top of page

Alimentación balanceada ¿qué es y cuáles son sus beneficios?

Una alimentación balanceada significa consumir una variedad de alimentos en las cantidades adecuadas para satisfacer las necesidades nutricionales del cuerpo. Consiste en incluir todos los grupos de alimentos en proporciones adecuadas, como frutas y verduras, cereales integrales, proteínas magras, lácteos bajos en grasa o alternativas vegetales, y grasas saludables.


Los beneficios de una alimentación balanceada son numerosos y van más allá de la simple nutrición.
Los beneficios de una alimentación balanceada son numerosos y van más allá de la simple nutrición.

Beneficios de una alimentación balanceada


Nutrición completa:

Una alimentación balanceada asegura el aporte adecuado de nutrientes esenciales, como vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas saludables. Esto promueve un óptimo funcionamiento del organismo, desde el sistema inmunológico hasta el sistema nervioso.


Control del peso:

Seguir una alimentación equilibrada puede ayudar a mantener un peso saludable. Al elegir alimentos nutritivos y controlar las porciones, se evita el exceso de calorías y se promueve la pérdida de peso en caso necesario, o la prevención del aumento de peso no deseado.


Energía sostenida:

Una dieta balanceada proporciona la energía necesaria para las actividades diarias. Los carbohidratos complejos presentes en cereales integrales, legumbres y frutas brindan una fuente de energía gradual y duradera, evitando picos y caídas bruscas en los niveles de azúcar en la sangre.


Una alimentación balanceada incluye todos los grupos alimenticios
Una alimentación balanceada incluye todos los grupos alimenticios

Salud cardiovascular:

Una alimentación equilibrada y baja en grasas saturadas y colesterol ayuda a mantener un corazón sano. Al incluir grasas saludables, como las presentes en los pescados grasos, las nueces y el aceite de oliva, se promueve un perfil lipídico favorable y se reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.


Bienestar emocional:

Existe una conexión entre la alimentación y el estado de ánimo. Una alimentación balanceada rica en nutrientes esenciales, como ácidos grasos omega-3, vitaminas del complejo B y triptófano, puede contribuir a mejorar el bienestar emocional y reducir el riesgo de depresión y ansiedad.


Salud digestiva:

Una dieta equilibrada rica en fibra, proveniente de frutas, verduras y cereales integrales, favorece un sistema digestivo saludable, previene el estreñimiento y reduce el riesgo de enfermedades gastrointestinales, como el cáncer de colon.


Fortalecimiento del sistema inmunológico:

Una alimentación balanceada, rica en vitaminas y minerales, ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, aumentando las defensas del cuerpo y reduciendo el riesgo de enfermedades infecciosas y crónicas.


Los beneficios de una alimentación balanceada abarcan desde la nutrición completa y el control del peso hasta el fortalecimiento del sistema inmunológico y el bienestar emocional.


Adoptar un estilo de vida saludable basado en una alimentación balanceada, consulta con tu nutrióloga para determinar qué es lo que más se adapta a tus necesidades y estilo de vida.

Comments


bottom of page